Proyecto VenusProyecto VenusProyecto VenusTatlin_por_Gordinfrase_malevitch_Tatlin_detalleProy.V_EstudioAbiertoPeriferica05_proyectovFeriaV_appetiteLaraCorrea-en_FeriaV_appetitetransaccionVenusinaCalendarioVenus_FotoGisella_Lifchitz
1-1-01

Proyecto Venus

Experiencia avanzada y experimento colectivo en el campo de la tecnocultura | www.proyectov.org
Laboratorio de sentimientos –cooperativa de ególatras – sociedad de hermanos sin padres– dispositivo de entrecruces – falansterio disparatado – artefacto ético – mundo de deseos realizables – “logia pública” lo bautizó Toni Negri.

Proyecto V es una micro-sociedad autogestionada. Una red de grupos (colectivos artìsticos, comunidades barriales, clubes de hacedores) e individuos (artistas, intelectuales, periodistas, tecnòlogos, cientìficos, ex asambleìstas, mineros) que quieren intercambiar bienes, servicios, habilidades y conocimientos.
Como sociedad en red se propone articular lo virtual con espacios de encuentros interpersonales promoviendo nuevas formas de relaciones sociales.
Se postula a la vez como juego económico, experimento político y organismo evolutivo (vivo). Se supone en cambio continuo gracias a las imprevisibles combinaciones de los proyectos y deseos de sus casi 500 miembros que se conectan inicialmente en el sitio web www.proyectov.org

Moneda. ProyectoV tiene una moneda propia, el venus, que opera como medio de intercambio y comunicación, como una herramienta de soberanía, como un símbolo de pertenencia al grupo y también como un artefacto ético.

Intercambios. Se utilizan “herramientas” de baja tecnologìa (la fiesta, el deseo, la alegrìa, el afecto, el regalo/donaciòn, pasarla bien), para producir y promover el bien-estar, la creaciòn colaborativa, el intercambio de talentos y dar visibilidad y comunicaciòn a los participantes.
“Tecnologìas de la amistad” expresa esta suerte de biopolìticas caseras. Es el arte de conectar a la gente. O también, de tejer redes, de cruzar fronteras simbólicas, de multiplicar las oportunidades de encuentros fértiles. El Proyecto V ha implementado muchos procedimientos para reunir a la gente, con foco en relaciones activas y reales: bienales, desfiles callejeros, festivales de mùsica, video, teatro, proyectos compartidos, toma artìstica de lugares, colaboraciones con comunidades o barrios, ZAT (zonas autònomas temporarias), etc.

Características. Se insiste en que sus miembros tengan un rostro verdadero, y se presenten con sus verdaderos nombres para ser responsables de sus palabras y acciones. La idea es tomar lo mejor de Internet, y complementarlo con numerosas oportunidades de encuentros cara a cara: shows, mercados, fiestas, exhibiciones, etc. Esta es la diferencia fundamental con muchas otras comunidades puramente digitales, en las que una identidad incorporal se transforma con frecuencia en una ficción o un escondite para la persona que se encuentra tras ella.
La característica más notable de la comunidad venusina es su diversidad, que puede verse en distintas dimensiones, como la edad, la ubicación geográfica y la ocupación. Hay ciertamente un predominio de artistas, músicos, diseñadores y otras profesiones relacionadas con la producción y gestión cultural. Pero por lo menos las mitad de los miembros provienen de áreas diferentes. Por ejemplo: electricistas, psicólogos, un taxista, un empleado de estación de servicio, amas de casa, un juez de cámara, contadores, un abogado especializado en derecho canónico, sociólogos, médicos, programadores, estudiantes de una amplia variedad de carreras, trabajadores desempleados, etc.
Entre los que están relacionados con las artes, hay desde artistas novatos hasta otros ampliamente reconocidos. Esta coexistencia feliz entre artistas y no artistas es enriquecedora para ambas partes y se refleja en muchas actividades, que con frecuencia se desarrollan en un terreno mixto, en la frontera entre el arte y otras disciplinas.

Funcionamiento. Se ingresa a la comunidad a través de algun miembro actual o mandando un mail de intenciòn a los coordinadores. El único requisito para incorporarse al sistema es ofrecer al menos un producto o servicio en moneda venus. Ese es el puntapié inicial necesario para concretar intercambios materiales, simbòlicos y espirituales dentro del grupo.
Como si la web fuese una ciudad virtual cada miembro tiene su propia “casa” en este territorio, y tiene la libertad de usarla como quiera: escribir comentarios o reflexiones, ofrecer y pedir, subir su música o sus fotografías, etc. El sitio es, por lo tanto, una base de amigos o colaboradores potenciales. Es más que una suma de fotologs entrelazados. Es un entre-log. El sitio sirve como punto de encuentro para relaciones que muchas veces continúan en el mundo físico.
El grado de participación lo marca cada uno. Quien màs participa màs recibe: difundir actividades, hacer transacciones, contactarse con gente nueva, sumarse o proponer proyectos en conjunto.

Coordinación. La coordinación del Proyecto V está en manos de un grupo que promueve y facilita las iniciativas de los miembros.y se ocupa de algunas tareas esenciales para mantener todo en marcha: el mantenimiento y mejoramiento del sitio web, la generación del boletín de novedades, la admisión de nuevos miembros, y la organización de ciertos eventos. También opera como Banco Central para la moneda venus. Este grupo es un catalizador más que un regulador. Un nodo importante en la red, ciertamente, pero no por fuera o por encima de ella: muchas actividades se llevan acabo más allá del alcance y el conocimiento de los coordinadores.

Financiamiento. Proyecto V se sostiene principalmente gracias al aporte de la Fundación Start (Sociedad, Tecnología y Arte), que provee un espacio físico y algunos recursos esenciales para el trabajo cotidiano y gracias al voluntariado cultural de varios miembros del sistema (los venusinos) y a los pasantes de las carreras de Administración Cultural que aporta su tiempo a cambio de experiencia en la gestión de un proyecto alternativo. Desde inicios del 2005 està funcionando La Academia Venus, que ofrece cursos intensivos pagos en moneda mixta ($+venus).
El Proyecto V ha recibido circunstancialmente donaciones de entidades nacionales y extranjeras con fines específicos, como la Beca Guggenheim en el año 2002, o una ayuda de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires para actualización tecnológica. Entres sus promotores conceptuales està el artista y sociòlogo Roberto Jacoby quien desde los 60’s viene experimentando artìsticamente sobre la materialidad social.

Actividades. Funciona formalmente desde 2002 pero tuvo su prehistoria en Chacra 99 (un laboratorio tecnobucòlico). Durante los 2000 y 2001 se sucedieron los “Plácidos Domingos” una serie de conferencias preliminares donde filósofos, escritores historiadores, psicoanalistas ensayaron nuevos modelos de sociedades utópicas. Desde el 2002 al 2005 se han venido realizando múltiples actividades/intervenciones artísticas en distintas ciudades Buenos Aires, Cordoba, Tandil, Mèdanos, Rio Turbio, Paris, Londres, Dusseldorf, Weimar (Bienal de Artes, Festivales, Desfiles, encuentro entre colectivos artìsticos, Symposium entre arte, ètica y placer, exhibiciones en muestras internacionales, etc ) y con distintos cruces disciplinarios y sociales : mèdicos + arquitectos, obreros + diseñadores gràficos, mineros + tecnòlogos + documentalistas. En 2004 se inagurò la secciòn Sociedades Experimentales en el Ricardo Rojas dirigida por Roberto Jacoby y tuvo como uno de sus “modelos” o “ejemplos posibles” a proyecto venus. Este espacio institucional de la Universidad en su relaciòn de extensiòn cultural y conexiòn con la comunidad funcionò como una àgora y laboratorio para encuentros/cruces entre distintos actores sociales, colectivos, etc. A mediados del 2005 Proyecto Venus cambiò su nombre a Proyecto V y “evolucionò” hacia un nuevo sitio mucho màs dinàmico y participativo. En distintos medios de artes visuales internacionales el Proyecto V comienza a ser considerado un ejemplo de las nuevas tendencias de arte contemporaneo: ya no sólo los artistas son un colectivos sino es la configuraciòn de una comunidad es la “obra” misma.

Fotos:
El espacio Tatlin en Salta al 600 fue uno de los nodos insignia del ProyectoVenus. El artista Gordin fue el primer encargado de intervenirlo artísticamente.
“Somos como un nuevo planeta sobre la bóveda celeste... Somos el límite último de un mundo nuevo por completo. La bandera de la anarquia y la bandera de nuestro espíritu es la misma que la de la libertad del viento". Kasimir Malevich
(frase de la obra que Gordín hiciera en Tatlín)
ProyectoV en Periférica, en feriaV (Appetite ganalacalle) y en su última aparición: EstudioAbiert (2006)